domingo, 11 de junio de 2017

lunes, 22 de mayo de 2017

Justicia a mayo

Publicado por ~Hugo Colacho en facebook, me llena  reportarlo :
-- sin permisos ---

A  mis  queridas  y  queridos  Compañeros Es  temprano  en  Catalunya,  se  respira  aún  el  aire  fresco  de  la  mañana,  los vecinos  duermen  y  entre  mate  y  mate,  me  inundan  los  recuerdos  y  una  lagrima me turbia  la  mirada. No  se  cuando  me  llamara  la  Parca,  ni  me  importa,  he  vivido  intensamente  y  junto a  ustedes,-a  todos  ustedes-,  he  aprendido  mucho  y  luchado  todo  lo  que  he podido,  en  el  acierto  y  en  el  error,  para  hacer  realidad  los  sueños  que  viene atesorando  nuestro  Pueblo  a  lo  largo  de  su  historia,  desde  Artigas. Pero  antes  de  que  llame  a  mi  puerta,  para  realizar  el  ultimo  viaje  en  esta  vida, quisiera  dejar  escrita  algunas  vivencias  y  sin  pretender  sirvan  para  mucho,  de porfiado  nomas,  las  ire  escribiendo. Como  olvidar,  como  olvidarlos  y  más  aún,  a  unos  pocos  días  del 20  de  mayo. Recuerdo  aquella  noche,  una  de  las  tantas  noches  sin  estrellas, de  la  oscura  noche,  de  la  Dictadura. Llegaba  a  mi  querida  Teja  de  la  Escuela  de  Industrias  Navales,  en  el  126  y  al entrar  a  la  sede  del  Victoria  la  Cañada,  conoci  la  triste  noticia  de  la  muerte  de Zelmar  Michelini  y  del  Toba  Héctor  Gutierrez  Ruíz,  días  después  de  Rosario Barredo  y  de  Willian  Whitelaw. No  senti,  ni  sentimos  miedo,  sentiamos  rabia,  impotencia,  dolor  y  algunas lagrimas,  que  pronto  se  convirtieron  en  acción  y  como  pudimos  comenzamos  a denunciar  a  los  asesinos,  que  presumiamos  eran  militares  criollos  y  militares argentinos. El  nombre  de  Zelmar  y  el  Toba  llega  a  mis  oidos  mucho  antes,  de  la  formación del  Frente  Amplio,  mi  Tio  Luis  Vela  y  mi  Abuela  Ines,  eran  como  la  mitad  de  los uruguayos  del  Partido  Colorado,  mi  abuela  Batllista  de  Grauert  y  mi  Tio  Luis funcionario  de  UTE,  si  mal  no  recuerdo  de  Zelmar  y  otra  parte  de  la  familia  y  la otra  mitad  del  Uruguay,  el  tio  Arturo  y  mi  abuelo  Pérez,  eran  Blancos  de  Aparicio, de  Erro  y  del  Wilsón. Inundan  mi  memoria  imagenes  de  aquel  guri  inquieto,  que  con  la  honda escondida  en  el  pantalón,  hacia  un  alto,  en  la  caza  diaria  de  gorriones  y  pajaros varios,  para  contemplar,  las  interminables  reuniones  bajo  la  parra,  de  la  casa  del Tio  Luis,  donde  desmenuzaban  los  acontecimientos  políticos  que  agitaban  el pais. El  Tio  Orestes  comunista  con  su  pausadas  reflexiones,  el  Lito  Bermundez trabajador  de  los  diques  y  de  irreverente  Anarquia,  mi  viejo  Carlos  María  Ramírez Anarco-Socialista,  -de  igual  nombre  que  la  calle  que  le  hace  honor-,  el  tio  Arturo, el  tio  Lelo,  el  tio  Antonio  y  el  Bicho  Cancela  murguista  de  los  Diablos  Verdes  y blanco  como  hueso  de  bagual,  entre  otras  vecinas  y  familiares,  sin  darse  cuenta, domingo  a  domingo,  bajo  la  parra,  estaban  construyendo  desde  la  diferencia  y  el debate  fraterno,  la  Unidad  Política  que  pario  al  FA  y  la  formula  electoral  WilsonCarlos  Julio. Por  esos  mismos  años,  irrumpen  con  fuerza  en  el  escenario  politico,  unos jovenes  irredentos  que  se  hacian  llamar  Tupamaros,  en  honor  al  cacique  Inca descuartizado  por  los  Españoles  y  a  los  gauchos  orientales,  alzados  en  armas contra  el  Rey  de  España,  allá  por  el  1800. El  Uruguay  todo,  comienza  a  agitarse  y  a  despertarse  de  la  siesta  burguesa  y  el
Pueblo  con  Mayúsculas,  comienza  a  ser  protagonista  de  su  tiempo. Uno  de  los  primeros  actos  del  naciente  Frente  Amplio,  se  realiza  en  Carlos  María Ramírez,  frente  a  la  escuela  Beltrán,  allí  escuche  hablar  por  primera  ves  a Zelmar,  parece  que  lo  veo,  acomodandose  el  cerquillo  sobre  el  excenario,  que montaron  para  la  ocación,  los  vecinos  del  barrio  y  jovenes  en  su  mayoría  del Movimiento  26  de  marzo  y  de  la  Juventud  Comunista. Como  todo  gurí,  me  impresionaba  ver  a  tanta  gente  y  como  estabamos  algo lejos  del  escenario,  le  pedi  permiso  a  mis  padres,  para  acercarme. Con  ojos  de  asombro  y  vaya  a  saber  en  que  pensaba,  escuche  y  observe  con atención  a  Zelmar  Miquelini  y  a  la  Negra  Alba  Roballo,  de  los  que  tanto  hablaban mi  Tio  Luis  y  mi  Abuela  Ines. Un  Zelmar  al  que  le  salian  las  palabras  como  un  torrente,  sin  parar  y  con  la fuerza  de  un  volcan,  solo  silenciada  por  el  estruendo  de  los  aplausos,  lo recuerdo  caminando  de  una  punta  a  otra  del  escenario,  interpelando  a  los presentes,  denunciando  la  rosca  y  sus  privilegios. Aquella  noche  escuche  un  encendido  discurso  de  Zelmar  hablando  de  la necesidad  de  construir  un  país  diferente  y  le  preste  más  atención  a  partir,  de aquella  frase  que  repetia  y  que  la  maestra  me  habia  enseñado  de  Artigas  en  la escuela,  que  decia,  “que  los  más  infelices  sean  los  más  privilegiados”. Esa  noche  también  escuche  por  primera  ves  a  la  Negra  Alba  Roballo  y  sus tamboriles,  que  la  presedian  en  su  alocución,  encendida  también,  con  rasgos poéticos  y  que  lograba  la  admiración  de  mujeres  como  mi  vieja  Doña  Titina, funcionaria  pública  del  Consejo  del  Niño,  que  ya  estaba  bastante  cansada  como tantas  madres  del  paisito,  de  tanto  para  unos  pocos  y  tan  poco  para  tantos, como  a  veces  -hablando  sola  en  la  cocina-,  repetia  y  yo  niño,  no  entendia  de  que hablaba. Al  Toba  lo  recuerdo  menos  y  aunque  en  la  Teja  había  clubes  politicos  de  todos los  partidos,  a  los  que  como  gurí  inquieto,  asistía  asiduamente  a  escuchar,  solo lo  vi  una  ves,  en  un  club  que  funcionaba  a  media  cuadra  de  Carlos  María Ramírez,  creo  que  por  la  calle  Real,  de  techo  de  Quincho. El  Toba  como  cariñozamente  le  llamaban,  hablaba  pausado  y  era  escuchado también  con  mucha  atención  por  los  presentes.  Como  guri  me  sorprendía  el silencio  de  los  vecinos  cuando  hablaba,  aunque  como  todos  los  oradores  de aquella  noche,  al  final,  comenzaba  a  levantar  la  vos  y  agitar  los  brazos,  como pidiendo  al  cielo  cambios  y  justicia  social,  para  un  pais  que  estaba  escribiendo en  las  calles  y  en  las  grandes  huelgas,  una  pagina  heroica  de  entrega  y  ansias de  más  Democracia  y  Libertad. Luego,  recogida  en  la  canción  de  los  Olimareños,  con  el  arriba  nervioso  y  el abajo  que  se  mueve. Al  Wilson  lo  conoci  junto  a  mi  viejo  en  la  sede  central  del  Partido  Nacional,  mi viejo  pintor  de  profesión,  fue  unos  de  los  encargados  de  plasmar  en  dos  carteles su  cara  y  la  de  Carlos  Julio  Pereira.  Recuerdo  pasar  una  marcha  de  trabajadores en  Huelga  que  saludaban  a  mi  padre,  que  estaba  atado  de  unas  cuerdas, retocando  la  cara  de  un  Wilsón  Ferreira  Aldunate,  que  fue  el  más  votado  en aquellas  elecciones  del  71  y  que  fue  sin  lugar  a  dudas  para  mi,  el  último  gran caudillo  del  Partido  Nacional  y  del  Pais. Con  la  muerte  del  Toba,  Zelmar,  de  Rosario  y  de  Whitelaw,  aquella  noche,  una más  de  la  larga  noche  de  la  Dictadura,  muere  también  parte  de  mis  recuerdos  de guri  inocente  de  barrio  y  se  reafirma  más  aún,  la  muerte  de  la  inocencia  de  un Uruguay  y  un  Pueblo,  que  hijo  digno  de  Artigas,  soño  y  quiso  cambiarlo  todo  y fué  sometido  a  sangre  y  fuego,  bala  tras  bala  cobarde  y  asesina,  a  las  politicas Gringas,  en  el  que  todo  aquel  que  pensará  nomas  y  peor  aún  que  pensara,  en repartir  mejor  la  riqueza  generada  por  los  trabajadores  del  Campo  y  la  ciudad,repartir la tierra, o lo que fuera, era tildado de Sedicioso, Tupamaro o Comunistay terminaba con suerte si no era desaparecido, con sus huesos en una celda.Una celda de esa Gran Carcel que fué el Uruguay durante la Dictadura CivicoMilitar, que asolo la patria por aquellos años de plomo.Vallan estos recuerdos en honor a todas y todos los Compañeros Caidos, por unUruguay, que sigue buscando en sus entrañas, los caminos que nos conduscana una Patria Para Todos, Batllista, Blanca de Aparicio, Anarquista, Socialista,Tupamara y Comunista.A pocos días de un nuevo 20 de mayo, Salud Pueblo Oriental, Habrá Justicia ypagarán su culpa los traidores.Hugo Colacho Ramírez desde Barcelona, Catalunya.

ėlegí Prolègomenos

Interesant producció, en sintonía amb el blog. *Bolígrafs, naus, rodes.*
https://youtu.be/he8eBS_lx_w